Subtítulos disponibles en en Google You Tube.

Lawton dice: “Puedes solucionar todos los problemas del mundo en un jardín”. ¡El esta en lo correcto! Pero necesitamos meter su visión dentro de la meta-narrativa (historia bíblica) bíblica que arranca en el Huerto de Eden y termina en la Ciudad-Huerta de Dios. Es ciudad es una Ciudad – Jardín del Edén que es la Nueva Jerusalén.

La terrible tendencia del humanismo es como la historia de Lot y es la dirección que los hijo de Caín y Lot van poniendos sus tiendas. Dice de Lot en Génesis 13:10 Y alzó Lot los ojos y vio todo el valle del Jordán, el cual estaba bien regado por todas partes (esto fue antes de que el SEÑOR destruyera a Sodoma y Gomorra) como el huerto del SEÑOR, como la tierra de Egipto rumbo a Zoar. vs. 12 Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. Esta es la dirección de la ciudad del hombre, la ciudad terrenal de que habló San Agustín en su Ciudad de Dios (De civitate Dei contra paganos). La alternativa es la verdadera ciudad que buscaba Abraham. Hebreos 13:10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

La dirección de la historia guste o no los humanistas y los burladores ateos ignorantes es la Ciudad de Dios – el Reino de Dios.  “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. 2  En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.” (Ap. 22:1,2)