subscribe: Posts | Comments

La Economía Libre Mercado en la Enseñanza de Jesús

Comments Off on La Economía Libre Mercado en la Enseñanza de Jesús

Mercado libre visto en la enseñanza de Jesús en  Mateo 20:1-16

Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, dueño de un campo, que salió al amanecer a contratar obreros para su viña.

2 Habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña.

3 Salió también como a la tercera hora y vio que otros estaban en la plaza desocupados,

4 y les dijo: “Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo.” Y ellos fueron.

5 Salió otra vez como a la sexta hora y a la novena hora, e hizo lo mismo.

6 También alrededor de la undécima hora salió y halló que otros estaban allí, y les dijo: “¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados?”

7 Le dijeron: “Porque nadie nos ha contratado.” Les dijo: “Id también vosotros a la viña.”

8 Al llegar la noche, dijo el señor de la viña a su mayordomo: “Llama a los obreros y págales el jornal. Comienza desde los últimos hasta los primeros.”

9 Entonces vinieron los que habían ido cerca de la undécima hora y recibieron cada uno un denario.

10 Y cuando vinieron, los primeros pensaron que recibirían más; pero ellos también recibieron un denario cada uno.

11 Al recibirlo, murmuraban contra el dueño del campo,

12 diciendo: “Estos últimos trabajaron una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado el peso y el calor del día.”

13 Pero él respondió y dijo a uno de ellos: “Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No conviniste conmigo en un denario?

Toma lo que es tuyo y vete. Pero quiero darle a este último como a ti.

15 ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes envidia porque soy bueno?”

16 Así, los últimos serán primeros, y los primeros últimos.

14 Toma lo que es tuyo y vete. Pero quiero darle a este último como a ti.

15 ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes envidia porque soy bueno?”

16 Así, los últimos serán primeros, y los primeros últimos.

 

  1. El Rey de Reyes, Jesús que tiene TODA AUTORIDAD EN EL CIELO Y LA TIERRA establece en esta parábola el principio de la propiedad privada. “¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? (versículo 15). ¡LO  QUE ES MIO! Este principio está bien arraigado en la Torá. Se fundamenta en el hecho de que Dios es el propietario originario de toda la creación. (Salmos 24:1). Luego Dios en los diez mandamientos establece la propiedad privada y en manera muy sabia Jesús  resume a los diez mandamientos y todo el Torá, el neviim (profetas), el ketuviim (escritos)  en dos grandes mandamientos  en Mateo 22:37: Jesús le dijo: –Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. 38 Este es el grande y el primer mandamiento. 39 Y el segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas.  Todo la ley y los profetas se resumen en el amor por Dios, el amor por si mismo y el amor al prójimo. No sólo esto, la Biblia dice que el Reino de los cielos es semejante a un hombre, dueño de un campo, que salió al amanecer a contratar obreros para su viña. En el reino de los cielos hay hombres que son dueños de campos. El hombre es dueño de una porción de tierra, tiene propiedad que no pertenece al estado civil o al rey. Quien niega este principio niega al creador su derecho originario del cosmos. Se establece como idólatra.
  2. El trabajo de los hombres involucra un acuerdo o contrato voluntario entre el “dueño del negocio” en este caso el agricultor, o dueño del campo y los obreros y establece las condiciones de pago y otras estipulaciones. Dice en versículo 2 que el hombre dueño del campo entró en un convenio o contrato con los obreros de pagarle un denario por día.  Además en versículo 7 re-confirma que el dueño de la tierra contrató  los servicios de los obreros. El rey, el príncipe, el magistrado o el gobierno civil no están en vista, ¡en absoluto! No hay pago mínimo fijado por el Rey, por el César o por el Gobierno Civil. El contrato es algo personal y privado entre el obrero y el dueño o comerciante. Es un acuerdo verbal o contrato escrito. El gobierno civil, tiene en la biblia, jurisdicción limitada y su función es sólo ser “siervo (diaconía) de Dios para el bien”. La justicia involucra el cumplimiento del acuerdo o contrato. No la imposición del monto mínimo del salario. El gobierno civil al establecer un pago mínimo sale de su jurisdicción y invade la jurisdicción de otras esferas soberanas bajo Dios. Versículo 14 “Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No conviniste conmigo en un denario?”  Toma lo que es tuyo y vete. Pero quiero darle a este último como a ti.” La paga es lo que el dueño se le debe al trabajador. ¡No más ni menos! Pero si quiere dar más a uno de los obreros es cosa personal. No le compete el Rey o estado civil meterse.El socialismo blasfema contra Dios al creerse más justo que Dios. Y así se establece como un falso Baal o Señor  y rompiendo el segundo mandamiento.
  3. El dueño del campo o del negocio  establece normalmente el monto del pago y los obreros firman el contrato de pago. Es asunto totalmente personal  entre el dueño y el obrero. Sí alguien le conviene trabajar por menos es cosa de esta persona, NO DEL REY, CÉSAR O GOBIERNO CIVIL.  Yo os daré lo que es “justo”. ¿Qué es justo? ¿Lo que el gobierno socialista impone por la fuerza de la ley establecida por hombres pecadores  o según el versículo la justicia que establece aquel que es TODO JUSTO?   “Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No conviniste conmigo en un denario?
  4. El mercado libre se fundamenta en el intercambio voluntario. El dueño del campo necesita para su empresa agrícola emplear obreros y los obreros necesitan poner frijoles en la mesa y cuidar a su familia. Cada quien sirve al otro en este intercambio voluntario. Que el ser humano por naturaleza busca primero, amarse a si mismo, bajo la ley de Dios  es un principio ético básico. “Amarás a tu prójimo como a TI MISMO.” Lo política de culpa y piedad falsa del humanismo y socialismo acusa el ser humano normal por ser codicio al no poner las necesidades del estado primero.  Adam Smith el gran economista de los años 1770 dijo que no es a nuestras necesidades personales que apelamos cuando buscamos los servicios del carnicero o el panadero sino al interés propio (amor propio) del carnicero o panadero  en llenar nuestras necesidades. El discurso de socialistas farsantes como Michael Moore (ver abajo) se fundamenta en una fe y cosmovisión profundamente religiosa  que cree que el hombre es criatura que pertenece al colectivo primero (no a Dios) y  que puede ser recreado por el hombre y su naturaleza de amor propio puede ser cambiado por la coerción de leyes impuestos por el estado hasta que su naturaleza de amor por si mismo sea transformada y sólo trabaja para el bien común de la colectividad, lleno de un altruismo puro y abnegado.  Moore y los socialistas no entienden  quien es el hombre ni como funciona la regla de oro.
  5. El jefe puede premiar a quien quiere y darle más de los demás si deseara. En un mercado libre el jefe de una empresa puede darle un aguinaldo a uno y no a otro como premio de trabajo bien hecho. En el estado socialista se premian a los vagos y trabajosos por igual todos son campeones. Bíblicamente no es papel del estado forzar las empresas privadas a pagarles un aguinaldo a sus empleados a menos que fuera parte del contrato. ¿Por que? Por que  simplemente toma lo suyo, que es su dinero y le da los demás sobre el monto convenido sí desea. Esto no quiere decir que estamos en contra de la práctica del aguinaldo sino contra la imposición de lo mismo por el estado humanista.
  6. El principio bajo el cual trabaja el gobierno socialista y los de la izquierda es LA ENVIDIA INSTITUCIONALIZADA.  El asunto empieza con la murmuración producida por la envidia.Véase versículos 11 y 12: 11 Al recibirlo, murmuraban contra el dueño del campo,12 diciendo: “Estos últimos trabajaron una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado el peso y el calor del día.”  Vemos en la historia moderna al seguir  con sus envidias eventualmente formaran  sindicatos (Nota: no todos los sindicatos fueron formados a base de envidia por hoy en día una gran mayoría operan bajo este principio)  y-o  demandarán al estado socialista que haga una redistribución de la riqueza por medio del robo impuesto por voto democrático de la mayoría contra los pudientes y “ricos”. ( Ex. 23:2 La ley de Dios no confía en la mayoría:  “No seguirás a la mayoría para hacer el mal.”) Este es el principio bajo el cual se mueve el Rey malvado, Acab que robó lo que no era suyo, la viña de Nabot, y luego lo mató para asegurar su compra. Las revoluciones socialistas en la historia han sido escenarios de las matanzas de seres humanos inocentes más sangrientas en la historia. en nombre del pueblo y  ayudar a los pobres (véase el libro por Gil Elliot el libro de los Muertos del Siglo Veinte y Statistics of Democide (Estadística de Democidio: muerte por gobierno civil) “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la esposa de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.” (Ex. 20:17)

Para profundizar sus estudios más,  el lector que sigue en las pisadas de los hermanos de  “Berea” (Hechos 17:11)  puede buscar  en los siguientes textos lo que dice  historiador David Barton, de que todo nuestro sistema económico de mercado libre vino de cinco versículos que salen de la Biblia.  1 Timoteo 5:8, 2 Tesalonicenses 3:10, Mateo  25, Lucas  19 y  Mateo 20. Yo agregaría a estos textos el libro de Proverbios que establece los principios básicos de un capitalismo bíblico. Definimos capital  como el total de patrimonio activo menos pasivo y incluye dinero (oro, plata, efectivo, cuentas bancarias), tierra, utillaje o instalaciones, herramientas y maquinaria de trabajo, materias primas, bienes intermedios. La hormiga de proverbios 6:6-8  sigue los principios básicos del capitalismo siendo ella más sabia que los socialistas y vividores que viven de los regalos del gobierno. 1) Ella trabaja duro en el verano, 2) ahorra y acumula capital (bienes, en este caso su comidita). Una formula bíblica para el capitalismo bíblico es: 

  • Trabajo + Tiempo adecuado + Ahorro + Libertad y protección de no ser descapitalizado por los ladrones o fraudes privados o del estado socialistas (un sistema político que permite la libertad y trabajo honesto sin gravámenes (impuestos) grandes que lo descapitaliza) = Acumulación de Capital. Con este capital el hombre o mujer o familia  sabia  compra tierras, planta física, herramientas y el equipo necesario para “capitalizar” su negocio con el fin de proveer para su familia, sus nietos y establecer una herencia para los hijos de sus hijos (Pr. 13:22). Hoy por hoy en muchos países del mundo es difícil acumular una herencia para heredar a sus hijos debido a las injusticias y robos y fraudes del estado enemigo del pueblo honesto. 

Desgraciadamente lo que hoy en día lo que llaman “capitalismo” es una mezcla de intervencionismo, mercantilismo, socialismo suave (fabianismo) y fascismo. Todo hoy es economía política inflacionaria basada en dinero fiduciario (dinero fíat) casi  sin ningún vínculo con las leyes trascendentes de la ley – palabra de  Dios. Este sistema de dinero es la falsificación legal de la divisa por el estado civil.  El modelo bíblico de gobierno no es ni libertario anárquico ni social democrático, que sigue siendo un modelo socialista y basado en la redistribución ilegal de riqueza a través del robo de bienes privados por el estado civil ladrón a través de impuestos anti-bíblicos.

Aquí hay suficiente material para establecer un país y orden jurídico que funciona bajo un mercado libre apegado a principios bíblicos.

Subscribe

Comments are closed.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe las noticias e informaciones frescas y actualizaciones importantes.

Éxito, estas suscrito a nuestro boletín Ta Panta Informa

Share This